sábado, 19 de enero de 2013

sobre los raíles de mis errores

Voy a dormir un poco sobre los raíles de mis errores

a descorrer los barrotes de mi prisión para ahogarme en el suelo

voy a dormir un poco de mi vida en el cielo

a extraviar en surcos todos mis senderos.

Ya casi ni cala la piel de mis noches

ni mi corazón encuentra su pulso encendido

mis dedos se han tornado inertes

y mis deseos han sido sepultados bajo un torrente.



Apenas ya vive en mi la vida del deshielo

has manchado mi vida

has arrojado fuego eterno en mis pupilas

has derramado mi sangre por entero.



Esperaré algunas lunas tu destierro

profanaré de barro mi vasija

corazón de encharcados lamentos

errores de horrores de por vida.



La habitación está todavía vacía

la cama está fría

la ventana está tapiada

los pies enlutados de evasivas.



Así eres tú

me has llevado de por vida

me has herido desde el brote

y todavía ni te has dado cuenta

de que mis horas eran segundos

y mis distancias eran desvelos.



Atravesaste durante años mis entrañas

te posaste en mi barandilla

mis hombros eran tu almohada

y mis lagrimas tu sonrisa.



Cruel destino el mío

y despiadado el tuyo

que enarbolas por olvido

los besos que aun me delegas.



Si de verdad me hubieras querido

me hubieras dado toda tu vida

y tan solo me la diste

cuando dilapidamos la tuya y la mía.



Eres feroz mujer de pelos radiantes

y ojos de madreselva

pero nunca hallaré en la vida

ninguna otra que así me quiera.



Ni siquiera que así yo la quiera

Pues nunca sabrás cuanto te quise

Ni cuanto te querré

Aun cuando tu no lo quieras.



Eres mi abismo

Mi infernal existencia

Pero sin ti

Ahora vivo

Aun cuando

Ni siquiera me llegue la vida.

3 comentarios:

Lucía dijo...

Qué dolorosos son cada uno de los versos de este poema,
ahogan el corazón y llenan de surcos el alma…pintan la mirada de lluvia.

Después…cuando ya te ha inundado de sensaciones, al volver a leerlo, te entregas al doloroso placer de disfrutar de él una y otra vez y, entonces…,sólo te puedo decir: gracias por tu poesía, por la sacudida que me provoca siempre…

Un beso grande, querido Carver:)

TriniReina dijo...

Vivir.
A pesar de todas las soledades o ausencias que nos matan...

Saludos

Narci M. Ventanas dijo...

Mientras el corazón duele, nos avisa de que seguimos vivos, ya sabes:
"En el corazón tenía
la espina de una pasión
logré arrancármela un día
ya no siento el corazón..."

Que diría Machado.

Sin embargo el tiempo todo lo cura y el corazón siempre renace, como Fénix, de sus cenizas.

Besos