miércoles, 13 de febrero de 2013

Brisa del alma

En tu ensoñación me miraba
absorbía la brisa de tu alma
eres rocío que regalas
albor de la mañana
luz del día que amparas

estaba perdido en tu mirada
distrayéndome de mis ventanas
asomándome a tu mirada
a tu alma
escuchaba el crujir de las hojas y el crepitar de hierbas al estallar al alba
relucías en mi
tan dentro que no soportaba tu estancia
ausencia
dolor
impregnabas toda mi estancia
donde había silencio
ahora había amalgama de constancia
confusión de aldabas
puertas derribadas
limbos manuscritos que reflejaban la nada
ahora se secaban como si nada
tan sólo tú
tu mirada
fue la medicina que almibaraba mi alma
tan apenas un segundo casi nada
quizás ni eso
tan sólo una fracción de mirada
sin existencia cierta
pero si acertada
que ropaje dulce me amparaba
tan dulce era tu mirada
tan dulce que ya te amaba
sin siquiera amarte pues eras de la nada
y de la nada bebías como si nada
pero sé que algún día
me tomarás de mi nada
y me soplarás como a una llama
apagarás mi sed de llamas
y envolverás mi soledad de sentida amada
así serás tu
como esta foto
no te conozco
pero ya eres mi hada
mi nueva e inmaculada hada
la que nunca existió hasta hoy
la que nunca me dejó  amar
porque nunca amé hasta esta alborada
y eso siendo tan sólo al vida de una tímida y ausente mirada
que será si algún día
te cruzas con las manos desnudas
abrazándote a mi alma
mirada contra mirada
donde antes habitaba la nada
ahora existe la morada
tan sólo tú
tan sólo tú y tú mirada
cuanto te he amado
sin saberte amada.
Tan sólo eres
mi brisa del alma.

4 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Para ser tan solo una brisa del alma, te inspira bastante. Sigue amando esa brisa para que nos dejes más poemas con éste.

Abrazos.

Lucía dijo...

Una brisa que te llena el alma y te hace escribir esta dulce y bella poesía.

Que siempre te sople a favor esa brisa, que siempre te envuelva con las palabras del amor.

Un beso grande, mi querido poeta.

PD: Ha sido lindo pasear por tu poesía, gracias por ellas.

Narci M. Ventanas dijo...

Cuando la inspiración llega como una brisa del alma, hay que atraparla al instante y moldearla hasta convertirla en viento de palabras.

Besos

Mairló (la chica que comía margaritas) dijo...

Qué belleza, Carver..

Estoy feliz de haber llegado hasta aquí.

Besos