miércoles, 15 de abril de 2015

Tu bosque, mi verso



Un día recorrí el susurro de las hojas de un bosque,
su verde silencio empapado en fina lluvia me guiaba por tu camino...,
y allí descubrí un verso, tu verso...,
tu verso en piel de lucero...,
aquel que besaba tu lecho con los senos de un recuerdo
aquel que andaba a nuestro lado tintineando su sendero
verde y claroscuro era el cielo
los susurros eran versos del viento
y cuando levanté mis manos al cielo
apenas puede tocarte...,
porque eras nube y cielo
apenas puede amarte
porque ya tan solo eras un recuerdo.

Pero qué recuerdo!

Tus manos y tus besos,
tus cadencias y tus cabellos
tus silencios y tus lamentos dejaron su impronta de lo bello
lamentos de no querer perderse lo que se dibujaba en un tiempo
entre verdes bosques
y tallos de madero que apuntaban al verbo
palabras que nunca asomaban sin tenerte a beso...

Qué bello recuerdo
tu sonrisa
tu lágrima de despedida
tu abrazo infinito
tu cabello resonando por siempre entre mis tiempos
porque ya siempre te amaría
como te amé
te amo
y como te amé

te amaré sin descanso.

3 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Amor eterno.

Se convirtió en recuerdo y eso basta para la eternidad.

Saludos Carver.

La chica que comía margaritas dijo...

Como siempre dejas plumas de luz y sentimiento en cada uno de tus versos.

Maravilloso volver a leerte...

maduixeta dijo...

Y tu pluma destila letras de nostalgia, de amor, de recuerdo.... y inundas el alma de quien te lee.

una lluvia de besos