viernes, 24 de marzo de 2017

aún cuando...




Deja que el amor
no tenga cuerpo

                          ni el tiempo encierre al amor



Deja que el amor
no tenga tiempo

                         ni el cuerpo encierre al amor




Deja que te ame
aunque tú nunca lo sepas

                          para que el amor
                                                      se tenga solo

sin tiempo
ni cuerpo

                          y así
                                                      vivido sin vivirlo


sea
      por siempre
                          amor eterno











Por siempre
te amaré

                       aún cuando
                                             tú
                                                          nunca lo sepas




Por siempre
te amaré

                       aún cuando
                                              yo
                                                          ya casi muera


martes, 28 de febrero de 2017

Mente



Desnudate
de la danza de la mente

reconfórtate
con la calma del serte.


La afluencia de la vida
se recoge entre batientes

deshojando ventanas

despojando la noche
de su aroma a oscuras.


Tan pronto se despeja el alba
anidan los sentidos en su tersura

y escudriñan los recuerdos
macerados entre estertores
y destilados resquemores.


La losa que oprime

estanca la silueta de mi estancia

sentada entre una suerte de mullidos
                                                        pensamientos

resquebrajando la vida
                                    escanciadora entre silencios

y apenas bebo un sorbo de mi despertar
                                  ansío que todo vuelva a dejar de estar.



La vida no es mía

ya,
                  ni es para mi
este mundo
                 no es la nada
tan solo
                es el aura

de un tiempo
                                        que se acaba.


viernes, 3 de febrero de 2017

El ángel




El ángel reprende
con sus alas rotas
al viento,
que nacido de la fuente
parece no aquietarse
nunca.

El ángel triste
mira hacia las alturas,
las montañas de blancas lineas
que fueron arrancadas,
tiempo en mano,
por su dilatada caída.

Pero la vida vuelve
una y otra vez
a casa,
y hace florecer
las mañanas de otras ventanas,
con la esperanza
del silente renacer
que su voz
empaña.