viernes, 3 de mayo de 2019

Punto final






Si tu nombre
me despierta
a ras de la madrugada.

         No encona la luz
               el camino de regreso
                              a aquel tiempo.

Si todavía te acuerdas
llegará el día,
la puerta se abrirá
al no olvido.

       Aquellos muros,
            abrazos ilícitos,
                tan dulces, tan reales…,
                   que hasta el último día,
                                   me llevarán contigo.

No vivirse,
ha sido
morirse por dentro,
una agónica
estancia en la habitación
de la existencia muda.




Es la anti oración
de una lagrima,
asoma,
                        vierte su dolor,
                        se seca,
                                                 y deja clavada
                                                 su daga
                                                 hasta después
                                                de la misma
                                                vida.

lunes, 22 de abril de 2019

Recuerdos







Tan solo amamos
unos pocos días,
unas pocas horas,
tan solo unos pocos...
nunca, 

tan solo en el corazón,

siempre
en los versos,
suaves, tiernos,
verdaderos,


pasado y futuro,
imposible desatar,

somos, 
amor.


Así es el amor,
nuestro amor...,

nunca aureola,
perdura sin tiempo,

entre las sentimientos 
que se derraman,
con tan solo
un recuerdo.

domingo, 23 de diciembre de 2018

Y es que...







Y es que…,
las copas de los árboles
se tiñen de azul,

las coronas de las flores
revestidas de blanco frío,
alumbran la noche
con el resplandor de la luna.

Y es que…,
apenas despierto
ya aúllan las palabras ajenas,
llenas de piedras
como si fueran el camino.


Y a pesar de los recovecos,
de los cantares mudos,
de las estrellas apagadas
cuando llega la Navidad…,

todo se desvanece
y surge de nuevo la magia,
un tanto forzada y extraña,
pero desteñida de la tristeza
que al anochecer me embarga.


Y es que…,
quiero ser libre de los barrotes carnales,
ser luminaria de dorados belenes
y traer de nuevo
quizás como de vuelta,
la esperanza de un apócrifo reencuentro,

que aunque sé, que nunca llegará,
nunca pierdo la mirada de la esperanza.

Y sonrío,
porque a pesar de todo,
al final del camino,
allí estarás tú,
mi alma
yo,
tu alma.

Y ni la luna,
ni el sol de medianoche,
dejará impune
aquel muro
que nos cobijó
cuando el amor aún era de vida.